7 Excelente beneficios que te brinda la practica de Yoga

 

 

¿Cuántas veces hemos escuchado del yoga y pensamos en personas estirándose en el piso y realizando formas y posiciones complicadas? Imagino que como yo hace algunos años, desconocían los excelentes beneficios para tu cuerpo y tu mente de esta excelente actividad. No creamos que existe una sola modalidad de practicar yoga como muchos creen, sino más de 100 tipos. Unos son de ritmo más rápido e intenso, y otros más suaves y relajantes. Si estás pensando en empezar a  hacer yoga, es ideal para personas que padecen diabetes, presión arterial alta, colesterol alto o enfermedades del corazón.

Lo ideal es combinar el yoga con otras actividades físicas aeróbicas como caminar, correr, bicicleta o nadar,  si no se están haciendo ejercicios que requieran movimientos rápidos y que nos hagan trabajar. Si tienes presión arterial alta, diabetes o problemas del corazón,  es conveniente consultar al médico para que evites –si es necesario- algún ejercicio. Sobre todo en aquellos en que se requiere mantener el equilibrio del cuerpo únicamente con las manos, cosa que tal vez se deba evitar en según qué estado físico.

El yoga es una actividad idónea para toda la familia a diferencia de otras disciplinas que tienen cánones más determinados. Tanto jóvenes, adolescentes, deportistas, madres de mediana edad, personas mayores, todos son bienvenidos a la práctica del yoga.

Ya no podemos excusarnos en la frase “no lo hago porque no sé dónde ir”, ya que, por suerte, hoy en día hay centros para practicar yoga en todas las ciudades y en muchos gimnasios cercanos a nuestra casa.
 
 

Beneficios del yoga para la salud

 
 

Mejorar la flexibilidad

 

Uno de los beneficios más notorios y evidentes de practicar yoga es la mejora de la flexibilidad. Una vez se entra en la primera clase, es posible que no seas capaz de tocar el suelo con los dedos sin doblar las rodillas, así como otras cosas, pero a modo que avanzan las clases llegará un punto en el que serás capaz de conseguirlo probablemente.
 
 

Aumenta la fuerza muscular 

 

La práctica de estos ejercicios hará que tus músculos estén más tonificados, sobre todo si también se trabajan con pesos ligeros. Evidentemente, el yoga no es una herramienta enfocada exclusivamente a ganar peso, por lo que si tu único objetivo es ganar masa muscular, el yoga no es lo que buscas. Dicho esto, el yoga, previene de problemas musculares o de enfermedades como la artritis. El yoga, a diferencia de las rutinas de gimnasio vinculadas a la musculación, lo hace también junto con la flexibilidad. Si únicamente se focaliza la atención en la musculación, mejorarás tu tono muscular, pero no la flexibilidad.

 
 

Cuida tu postura

 

Como coloques tu cuerpo en cualquier actividad o momento del día definirá tu estado físico posteriormente. Es decir, hará que te duela la espalda, el cuello, o las piernas. Por esto, el yoga hará que tengas una postura natural mucho más correcta y adecuada sin tener que esforzarnos. A largo plazo, cuando se mantiene una mala postura sin corregirla, puede provocar enfermedades de por vida como la artritis degenerativa de la columna vertebral. De modo que haciendo yoga, ahorrarás esfuerzo y te evitarás más de una visita al médico.
 
 

Mejora la salud ósea

 

Muchas posturas de yoga están relacionadas con levantar nuestro propio peso. Este tipo de ejercicios son muy recomendados para fortalecer los huesos. En un estudio realizado por la Universidad Estatal de California (EE.UU), la práctica del yoga aumenta la densidad ósea en las vértebras.  La capacidad del yoga para reducir los niveles de cortisol, (`la hormona del estrés´) puede ayudar a mantener el calcio en los huesos.
 
 

Aumenta el flujo sanguíneo

 

En ejercicios de relajación, el yoga puede ayudar a la circulación de la sangre especialmente en las manos y los pies. Otras posturas más delicadas como las de posiciones invertidas  (el caso del pino) fomentan la circulación de la sangre de las piernas y la pelvis.  La sangre fluye de regreso al corazón, donde puede ser bombeada a los pulmones para ser oxigenada.

Esto puede ayudar si se tiene hinchazón en las piernas debido a problemas  de corazón o riñones. El yoga también aumenta los niveles de hemoglobina y glóbulos rojos, que transportan oxígeno a los tejidos.
 
 

Descansa mejor

 

Investigaciones realizadas por la Universidad de Harvard (EE.UU), determinaron que ocho semanas con una sesión de yoga al día mejoró significativamente la calidad del sueño a personas con insomnio. Otro estudio afirmó que una sesión de yoga dos veces por semana ayuda a personas que superaron cáncer a dormir mejor y sentirse menos cansado. Esto se puede atribuir a la capacidad del yoga para ayudar a las personas a lidiar con el estrés.

 
 

Aumenta el deseo sexual

Así como las mejoras para conciliar el sueño, los estudios han encontrado que 12 semanas de yoga pueden mejorar el deseo sexual, la excitación, el rendimiento, la confianza, el orgasmo, y la satisfacción tanto para hombres como para mujeres. La respuesta es simple, el yoga aumenta el flujo sanguíneo en la zona genital, lo cual es importante para la excitación y la erección, además de fortalecer los músculos del suelo pélvico. También el control mental y respiratorio puede  mejorar el rendimiento sexual.
 

La psicóloga canadiense Lori Brotto, miembro de la Academia Internacional de Investigación Sexual concluyó en una de sus investigaciones que a través de la meditación la mayoría de las mujeres conseguían importantes mejoras en su lubricación y la percepción subjetiva del deseo sexual.

 
 

Y en tu caso, ¿Haz practicado ya de esta actividad? ¿Que otro beneficio puedes sumarle a esta lista?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *